Ejemplos de Green Marketing

Los 6 ejemplos de Green Marketing para 2020-30 (1/2)

La situación del planeta hace que tomar conciencia por el medio ambiente sea una necesidad. Y eso incluye a la economía. Por eso, el green marketing está cada vez más asentado como parte de la estrategia de marketing. ¿Pero cómo se puede hacer que una compañía sea más sostenible? Hemos traído ejemplos de green marketing en 6 sectores económicos distintos que pueden servir de inspiración, para que cualquier empresa u organización los pueda implementar como parte de su responsabilidad social corporativa.

¿Qué es la logística verde?

Según la Agencia Europea del Medio Ambiente, la logística es el sector económico responsable del 25% de las emisiones del CO2. Por esa razón, conforme ha ido aumentando la conciencia por el medio ambiente, la mayoría de las empresas están empezando a adoptar medidas para hacer que su actividad tenga mucha más eficiencia energética y menos impacto ambiental.

A esta transformación se la conoce como logística verde, una logística que tiene como objetivo que el impacto en la naturaleza de esta actividad sea el menor posible.

La logística verde, un ejemplo de green marketing

Por ejemplo, una acción muy común para avanzar hacia una logística más sostenible es cambiar los medios de transporte. Sustituir las viejas furgonetas o camiones contaminantes por coches o camiones eléctricos. De esta manera, se reducen las emisiones de CO2. Esta solución también se puede utilizar para transporte de mercancías y repartos en ciudad. En vez de motos de combustible, utilizar bicicletas o motos eléctricas.

Una de las empresas que han apostado por esta acción es DHL, que hace todos sus repartos en transporte eléctrico. Y cuantas más compañías se sumen a estas medidas antes se conseguirá el Objetivo Zero, la meta que se ha puesto la UE para llegar a las cero emisiones antes de 2050.

Dentro del transporte, hay empresas que se han esforzado en optimizar la logística obteniendo resultados más respetuosos con el medio ambiente. Por ejemplo, Ikea, para reducir el número de desplazamientos, utiliza transportes más grandes en los que caben más material.

Otra forma de marketing ecológico es optar por el almacenamiento sostenible. Para conseguir esta etiqueta hay que guardar los productos en almacenes construidos con materiales naturales. Y si ya está construido y se quiere reducir su impacto ambiental, se puede transformar el espacio instalando placas solares para utilizar energía solar, cambiando las luces por bombillas LED o apostando por un sistema de gestión inteligente de energía.

Sin olvidar de la reutilización de las materias primas. Cualquier empresa que quiera obtener de la logística verde su ventaja competitiva, debe de recoger y reciclar sus propios deshechos. Y si puede reutilizarlos, mejor que mejor.

Moda, un ejemplo de Green Marketing de largo recorrido.

Ejemplo de Green Marketing

No podemos empezar a hablar de este sector sin nombrar a las tiendas de comercio justo. Estos negocios solidarios, que tienen más en cuenta a las personas que trabajan en la industria de la moda que el beneficio económico, son un gran ejemplo de sostenibilidad y productos ecológicos. Entre sus principios está el respeto y protección del medio ambiente. En estas tiendas, la ropa está hecha con fibras textiles ecológicas y se les da color con tintes naturales. Y al ser un diseño artesanal, el impacto negativo de su producción es bajo.

Entre las grandes marcas también se ha empezado a aportar por el marketing verde. El caso de Nike es significativo, en pocos años pasó de tener mala imagen por su tipo de producción a ser un referente en green marketing. En 2013 lanzaron una aplicación para móviles, Making App, en el que jóvenes diseñadores pueden consultar el impacto ambiental de diferentes tejidos. Además, desde ese año la marca deportiva empezó a utilizar poliéster reciclado y colores biodegradables en sus productos.

Marcas como Ralph Lauren, Stella McCartney o Armani han dejado de utilizar materiales conseguidos a costa del sufrimiento animal

The Green marketing

Entre los ejemplos más famosos en España está el de Ecoalf, una marca pionera que tiene la sostenibilidad como filosofía. En una apuesta por la economía circular, su ropa está hecha con materiales reciclados, nylon, algodón y lana. Y para huir del derrochador concepto del fast fashion, sus diseños son atemporales. Con su ropa no se necesita renovar el armario cada temporada.

La moda de lujo también se ha sumado al green marketing. La marca Gucci lanzó en 2018 la plataforma Gucci Equilibrium, creada para informar sobre sus avances hacia una economía más sostenible. Para esto, la compañía italiana ha decidido dar un giro a los materiales que utilizaba para su ropa y complementos. Han aumentado el uso de tejidos vegetales y reciclados y ha dejado de utilizar plástico en su proceso de producción.

Y una de las reclamaciones históricas del ecologismo, la no utilización de pieles, está cada vez más extendida en el mundo de la moda. Marcas como Ralph Lauren, Stella McCartney o Armani han dejado de utilizar materiales conseguidos a costa del sufrimiento animal. Todo un avance que nos ayuda a consumir mediante materiales ecológicos, sin dañar a otros seres vivos.

Hortofrutícola: Ejemplo de green marketing como filosofía vintage

La ventaja del sector hortofrutícola es que se pueden realizar acciones de marketing verde sencillas y baratas. Por ejemplo, con la bolsa de las tiendas de frutas y verduras. Cambiar las de plástico por bolsas de papel o cartón. Un pequeño gesto que significa mucho para el bienestar del planeta.

En el mundo de la alimentación son cada vez más populares los productos eco-friendly kilómetro 0, frutas y verduras cosechadas cerca de donde se vende. Con el comercio de proximidad, se reducen los transportes y las emisiones que conllevan. Es por este motivo por el que cada vez hay más campañas de marketing para convencer a los ciudadanos de comprar productos locales.

El green marketing en el sector hortofrutícola

El green marketing a veces también nos hace mirar al pasado. En los últimos años han aumentado las tiendas en las que comprar a granel frutas, verduras, cereales y legumbres, tal y como se hacía antiguamente. Con la venta a granel se reducen los envases, por lo que no se generan tantos residuos, y se abaratan los costes de transporte. Además de suponer un ahorro para nosotros, que compramos la cantidad exacta que queremos y no despilfarramos.

Otra de las acciones relevantes en el sector de la alimentación es el packaging verde. Cada vez hay más empeño en que los productos alimenticios vengan empaquetados con materiales biodegradables y se quiere eliminar por completo el plástico.

Aunque en este sector también se están viendo grandes transformaciones. La agricultura ecológica es toda una revolución que está cambiando la relación de la industria hortofrutícola, adaptando los ciclos de producción a la vida útil de los productos. Es una agricultura natural que no utiliza ni pesticidas ni productos químicos, por lo que el suelo gana en salud. También hace una gestión más sostenible del agua y reduce el riesgo de contaminación. Todo esto hacen que sea una actividad que ayuda a reducir los efectos del calentamiento global.

Gracias a ella, tenemos una alimentación saludable sin que eso suponga un daño al medio ambiente.

By Josevi The GreenMarketer

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *